Portada Historia La aparición de los 12 trabajos de Hércules en Llíria

La aparición de los 12 trabajos de Hércules en Llíria

9 minuto leer
0
0
650
Aparición-del-mosaico-de-Hércules-Lliria-ORG
Aparición-del-mosaico-de-Hércules-Lliria-ORG

EXTRACTO DEL ARTÍCULO UN LLIRIANO MUY ENTUSIASTA DE SU TIERRA: FRANCISCO PÓRCAR LÓPEZ (1868 – 1948), Y EL MOSAICO DE LOS DOCE TRABAJOS DE HERCULES.

Por Amadeo Civera Marquino. (1).

Académico y cronista.


A finales de verano, últimos días del mes de agosto, del año 1917, momento en que estaban finalizando las obras de construcción de su chalet en la “Bombilla”, el señor Pórcar López ordenó algunas reformas en la finca de su propiedad. Quinta que rotuló con azulejos de caracteres maniseros con el nombre de “Ca Pórcar”, próxima al nuevo canal de la “Acequia Mayor” que había sido inaugurado en agosto del año 1912.

Al profundizar en la tierra para la confección de un  pozo circular para el desagüe de las aguas pluviales, los obreros observaron con natural sorpresa que salían piedrecitas blancas, azules y de otros colores en mármol, rodeno, malaquita, pedernal, etc.; lo que notificaron al dueño señor Pórcar López, quién dispuso que cuidadosamente se hicieran los trabajos, apartando la tierra superficial y paralelamente a la capa de las “teselas”, apareció un fragmento del mosaico, de bello dibujo decorativo.

Las noticias de la prensa de la época, informaban en los siguientes términos: “Afortunadamente el mosaico se ha encontrado en la posesión de una persona culta e ilustrada, que ha dado órdenes para recoger las piezas del trozo del mosaico destruido (un pequeño ángulo de una de las casillas) y reconstruirlo, cegando el pozo comenzado a abrir”.

El señor Pórcar López, a causa de perentorias obligaciones tuvo que ausentarse de Llíria y ordenó que se suspendieran las obras hasta su regreso. Al volver comenzó formalmente la extracción de tierras que sobre el mosaico formaban en algunas partes, una capa de casi dos metros, pues se habían amontonado allí los escombros, procedentes de las excavaciones para la cimentación de la casa.

El 5 de septiembre apareció el mosaico romano, enmarcado en sólidos sillares sustentantes de muros revocados en yeso finísimo pintado, interrumpidos en su nivel por los umbrales de tres puertas con sus correspondientes quicios perforados de la entrada al recinto, y que debió pertenecer a la villa romana aquí ubicada. Afloraron también dos lápidas, un hipocaustrum (2), columnas, un capitel, fragmentos de cerámica y otros restos arquitectónicos de procedencia romana.

Magnífica obra de arte en muy buen estado de conservación, que aumentaba el valor del hallazgo considerablemente, que representa los “Doce Trabajos de Hércules”. (3). Presenta forma rectangular, y medidas 5´50 metros de largo por 4´50 metros de ancho. En cuanto a la fecha de confección correspondería a finales del s. II o comienzos del s. III d. de C.

Entorno al mismo organizó un jardín de estilo clásico con palmeras, cipreses, mirto y boj, y bien distribuidos andenes, entre los que destacaban las bellas líneas de las columnas, capiteles y lápidas romanas de Llíria, coleccionadas por él.

A cuantas personalidades venían invitadas a su quinta a visitar el magnífico mosaico, solía sorprenderles en el almuerzo, después de la típica paella a los postres, momento en el que comparecían una docena de artistas locales, que todavía conservaban el tipismo de la Llíria del siglo XIX con sus correspondientes guitarras, que amenizaban la tertulia con coplas cantadas por Pep el de garrofa y Juanet el pastor, bailes como la “jota lliriana” y recitaciones de “coloquis, troves y brindis”.

En el año 1941 y por treinta mil pesetas, el mosaico pasó a ser propiedad del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, aunque todavía permaneció en Llíria, hasta 1942.

Durante los 25 años que estuvo en Llíria, en el huerto del señor Pórcar López, fue visitado y por allí desfilaron numerosas y destacadas personalidades valencianas, nacionales y extranjeras que aquí vinieron para contemplar y admirar el mosaico figurado y tan valiosas obras de arte. Nombres como Mariano Benlliure, Pinazo, Fillol, Cebrián Mezquita, Martínez Aloy, Morales San Martín, Cardona, Sanchís Sivera, Francisco Martínez y Martínez, Nicolau Primitivo Gómez Serrano, Emilio Lluch Arnal, Manuel Navarrete Mayáns, Luís Cebrian Ibor, Adolfo Schulten, Luís Pericot, Pio Beltrán, Emilio Lluch, Rafael Martínez, Manuel Vidal, Manuel Navarrete, Salvador Espi y Elías Tormo, entre muchos más.

 

NOTAS:

(1). Vaya por delante, mi agradecimiento a Susana Vicent Colonques, jefa del Archivo Municipal de Llíria, por las facilidades prestadas para consultar el fondo documental José Durán Martínez.

(2). En el que se quedaría el aire caliente del horno y que daba calefacción artificial en salas y habitaciones, práctica común entre los romanos.

(3). Que se conserva y exhibe en la sala de los mosaicos romanos en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Descubre más articulos relacionados
Cargue Más Por Amadeo Civera
Cargue Más En Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

EL BEATERIO DE SAN MIGUEL DE LLIRIA EN LOS GRABADOS, ESTAMPAS Y LITOGRAFÍAS DE LOS SIGLOS XVIII Y XIX.

                                                                                          …