Portada Historia LLIRIANOS SINGULARES – FRANCISCO PÓRCAR LÓPEZ

LLIRIANOS SINGULARES – FRANCISCO PÓRCAR LÓPEZ

18 minuto leer
0
0
657

EXTRACTO DEL ARTÍCULO UN LLIRIANO MUY ENTUSIASTA DE SU TIERRA: FRANCISCO PÓRCAR LÓPEZ (1868 – 1948), Y EL MOSAICO DE LOS DOCE TRABAJOS DE HERCULES.

Por Amadeo Civera Marquino.

Académico y cronista.


Descripción y aspecto que según Pascual Madoz en su Diccionario (1845 – 1850) mostraba nuestra entonces Villa a mediados del siglo XIX: “Lliria se halla a cuatro leguas de Valencia. Cuenta con 2.106 casas, de uno a tres pisos, las cuales se distribuyen en cuatro barrios y estos en sesenta y ocho calles y plazas, la más desahogada la de la Constitución, las otras se denominan: Serra, López, Ripoll, Almidón, Villa Antigua o del Asalto. Para el alumbrado de la población hay cien faroles de reverbero. En la calle del Alfondech se halla el antiguo hospital hoy juzgado de primera instancia. En la plaza de la Constitución está la casa consistorial; en el barrio de la Villanueva la del pósito de granos, y en el barrio de las Ventas un cuartel de caballería. Hay un hospital de caridad en el ex-convento de san Francisco para pobres de solemnidad y albergue de transeúntes. La villa está dotada con buenas escuelas”.

Continuemos transcribiendo y a la vez resumimos datos de la reseña localizada, que corresponde al año 1845: “En la población hay cuatro fuentes públicas, la de la plaza de la Constitución, en la salida de la plaza la titulada Chorret de la Plaseta, otra frente al huerto de san Francisco, y la de la Romera. De Liria salen y vuelven en el día tres diligencias para el transporte de viajeros a Valencia. La producción agrícola es fabulosa; frutas, trigo, cebadas, maíz, judías, garbanzos, lentejas, todo género de hortalizas, alfalfa, hojas de morera, con importante cosecha de seda, algarrobos, higos, aceite y el famoso vino, todo con abundancia, siendo raro el año que faltan estos artículos. En industria y comercio: nueve telares de lienzos, dieciocho fabricantes de esteras y sogas, cinco fábricas de aguardiente, tres alfarerías, seis molinos harineros y uno de aceite, una tenería de curtidos, a más de confiteros y cereros. Liria se abastece en dos tiendas de géneros ultramarinos, diez de ropas y veinticuatro de abacería”.

Así debió ser la villa de Llíria, en la que nació y desarrolló su infancia, Francisco Pórcar López.

Este culto y distinguido edetano, nació en el seno de una familia acomodada el 11 de Enero de 1868 en Llíria, donde su padre Juan Francisco Pórcar y Montañés ejercía el cargo de notario desde el año 1860, plaza Mayor, 34.

En este mismo año (1868), estalló la revolución llamada de septiembre, el gobierno provisional proclamó en Madrid la caída de la Monarquía y destronada Isabel II. En los núcleos urbanos de España se formaron Juntas Populares que, instaladas en los edificios consistoriales, dictaron las primeras providencias revolucionarias casi siempre de carácter anticlerical. Por estas fechas aparece el republicanismo en Lliria.

Cinco años después, en 1873, se proclamaba la primera República, que duró escasamente un año. Resurgió la tercera guerra civil carlista y más tarde la restauración monárquica con la proclamación como rey a Alfonso XII,  hijo de Isabel II.

En su juventud, octubre de 1885,  S.S. León XIII, proclamaba el patronazgo canónico de san Miguel; y durante la regencia de María Cristina, la concesión del título de Ciudad a la Villa de Llíria, por Real Decreto de 15 de mayo de 1887. El 10 de julio de 1888, conoció la inauguración oficial del ferrocarril de vía estrecha.

A la edad correspondiente, dieciseís años, fue alumno de la Facultad de Farmacia de la Universidad Central (1884 – 1886) estudios que abandonó y  cursó la carrera de Derecho en la Universidad de Valencia, donde obtuvo el título de abogado y más tarde el de notario, profesiones que nunca ejerció. No nació para estar detrás de la mesa de un despacho y andar con papeles, carpetas y expedientes. Presentándose para oficial del Cuerpo de Correos y Comunicaciones, donde llegó a ocupar el cargo de Jefe del Servicio Internacional de Correos.

Acomodado propietario. Casó con Carmen Yuste Escrig, vecina de Llíria, de cuyo matrimonio tuvieron dos hijos Paquito y Carlos A. Pórcar Yuste. Quedo viudo muy joven. Su hijo Carlos (a), casó con Vicenta Adrián Vivel, y le dio tres nietos, María del Carmen, María Nieves y Juan Francisco.

En el año 1905 fue el nuevo presidente de la sociedad Unió Musical, dio un gran impulso al cuadro artístico y a la afición teatral, apoyando el saber musical del maestro Miguel Asensi Martín. A partir de este momento se potenciaron las representaciones de zarzuelas y de belenes, en el teatro del Depósito o del Poll.

En Madrid fue varios años agente de Propaganda de la Caja Postal de Ahorros, sección que introdujo en España, para lo cual, comisionado por el Gobierno, estuvo destinado en varias capitales de provincia, lo que le permitió viajar por gran parte de España y recorrer nuestra geografía. Conocía todas las lenguas españolas, incluso la vasca.

Inquieto y viajero, recorrió gran parte de Europa, estuvo en Francia, Bélgica, Inglaterra y otros países europeos, lo que le llevó a conocer los recovecos de las principales ciudades. Dominaba cinco idiomas, esto le valió para representar a España en el extranjero, y participar en Conferencias y Congresos Postales. En sus viajes siempre acompañado del libro y de la cámara fotográfica.

Una de sus más largas estancias profesionales fue en Valencia. En 1931 tomó posesión del cargo de Administrador Principal de Correos de esta provincia hasta 1933, año en el que se jubiló.

A partir de su jubilación, fueron años en los que mantuvo mayor vinculación con Llíria. En tiempos difíciles, el Comité nombro Juez Municipal interino a D. Francisco Porcar López, en 1936 la Corporación Municipal creaba la “Biblioteca del Pueblo”, ubicada en el Casino de Izquierdo, antiguo local de la Derecha Regional Valenciana. Biblioteca que estuvo dirigida por él. Contó con un magnífico y joven colaborador de 27 años de edad, Manuel Silvestre Montesinos, que participaba con el Ayuntamiento, en la Comisión de Cultura y con el Consejo Local de Enseñanza; además, en la planta alta de la biblioteca daba clases de dibujo a los niños de Llíria (4).

Especializado en el arte fotográfico, excelente fotógrafo, y un pionero de la fotografía en color. Obtuvo varias medallas de oro y plata. Socio de honor del Círculo de Bellas Artes de Madrid allá por el año 1922, fue presidente de la Sección de Fotografía de dicho Círculo.

De sus viajes, por España y Europa, nos legó abundoso y magnífico material fotográfico, negativos en placas de cristal por él realizados. Recientemente (2015), salió a la luz un interesante lote compuesto por unas dos mil placas que se vendieron en el mercado de antigüedades y del coleccionismo en Valencia.

Lamentablemente de las numerosas fotos que debió realizar en Llíria, tanto de personajes, acontecimientos sociales, o parte monumental, muy escasas son las placas (negativos o positivos) o fotografías impresas en papel que hemos alcanzado.

En función del cargo que desempeñó, le permitió tener relación directa con la intelectualidad de su tiempo. Persona de refinados gustos artísticos, con facilidad para escribir poesías y amigo de muchos artistas. Además de ser un  gran artista, de vida azarosa y un poco aventurera.

Muy entusiasta de su tierra, “lliriá de soca” cien por cien, desde la medula hasta la epidermis. Enamorado del rico folklore valenciano y un consumado vernáculo, entusiasta por todo cuanto defina valencianismo. Miembro de la sección de Folklore del Centro de Cultura Valenciana. (5).

En el año 1936, por su gran afición a la arqueología fue nombrado agregado colaborador de la Secció d´Antropología i Prehistoria del citado Centro de Cultura Valenciana en Llíria y también del SIP, Servicio de Investigación Prehistórica de la Excma. Diputación de Valencia.

Su casa -confortable chalet- era un museo de arte, muebles antiguos, pintura -cuadros y retratos-, fotografía, platos de muy variada cerámica, estatuitas,  lápidas romanas y ánforas, que revelan la vivienda de un hombre muy culto, y de aficiones artísticas muy manifiestas, artista por temperamento y “gentleman” por adaptación. En torno suyo y en su finca “Ca Pórcar” de la Bombilla, se agrupaban y reunían cuantas personas sentían ansias culturales, escritores y artistas. Pintores como José Benlliure, José Ortiz Gamundi, Pascual Roch Minué y Casimiro Gracia, entre otros.

El 27 de noviembre de 1944, ante el notario de Valencia, D. Rafael Pastor Just, tuvo lugar la firma de la escritura de los terrenos, donde había de edificarse el Grupo Laurona, con 66 viviendas protegidas, conocido popularmente con el nombre de “casetes noves”; propiedad de los señores D. Francisco Pórcar López, D. José Durán Martínez y de su esposa Dª. Marina Bort Carrera; importe que corrió a cargo como donación a la Obra por la empresa Ríos y Cía. Grupo que fue inaugurado en el año 1953.

Persona de vida longeva, falleció de toxemia en Llíria a la edad avanzada de ochenta años, el día 4 de Agosto de 1948. La prensa valenciana, Las Provincias, al día siguiente informaba de la lamentable pérdida del Ilustrísimo Señor don Francisco Pórcar López.

Descubre más articulos relacionados
Cargue Más Por Amadeo Civera
Cargue Más En Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

EL BEATERIO DE SAN MIGUEL DE LLIRIA EN LOS GRABADOS, ESTAMPAS Y LITOGRAFÍAS DE LOS SIGLOS XVIII Y XIX.

                                                                                          …